domingo, 22 de noviembre de 2009

El Yelmo (1717m). 22/11/09

El Yelmo por el Refugio Giner, el Collado de las Dehesillas y la chimenea norte.

Y nos estrenamos.
Después de fijar la fecha, y trás algo más de una semana de preparaciones (aprender lo básico, encontrar la primera ruta, y realizar una compra mínima) nos surge el primer problema. El viernes, tras una noche de fiesta, a Iván le da por torcerse el tobillo. No parece nada grave, pero le duele y le cuesta un poco andar. El sábado hablamos de si seguir con el plan y dice que esta a tope, todo se verá. Asi que, en principio, el domingo cogeremos el camino y, según vaya su tobillo, la terminamos o nos volvemos. Con éstas, nos plantamos en Canto Cochino a las 9.20, tras haber quedado en Atocha a las 8:15.
Tras abrigarnos y coger las mochilas, damos una vuelta por el aparcamiento para ver como es todo aquello, y nos lanzamos a por el Yelmo.
______________

Resumen
Ruta lineal
Inicio: Canto Cochino (1050m)
Final: El Yelmo (1717m)
Canto Cochino-Refugio Giner de los Rios-El Tolmo-Collado de las Dehesillas-El Yelmo
Y vuelta.
Total 12-13km, sin contar las veces que nos perdimos y las vueltas que dimos para encontrar la dichosa chimenea del Yelmo.
______________

Este año el frio ha entrado tarde y hacía muy buen día. Cruzamos el puente de madera sobre el Rio Manzanares, que da inicio al GR-10 y empezamos a avanzar por la Autopista (llamado así por la gran cantidad de gente que pasa por él), unos tramos bordeando el arroyo de la Majadilla y otros alejándonos un poco de él. El camino es practicamente llano y muy fácil hasta llegar al refugio Giner de los Rios. En este punto (10:00h) nos paramos un momento para ver como iba el tobillo de Iván, y subimos a ver el refugio.

Seguimos avanzando, la senda empieza a ser algo mas escalonada y, de repente nos encontramos con el Tolmo.

Nos quedamos impresionados por el tamaño de este colosal bloque, al igual que varios grupos que había allí haciéndose fotos. Se dice que rodó del cordal de los Pinganillos hace miles de años. Vamos, que no me hubiera gustado estar ahí cuando cayó.

A las 11:00h más o menos llegamos al Collado de las Dehesillas. Hasta ahora habíamos avanzado por el valle, por la sombra, así que nos sentamos al sol y decidimos comer algo rápido, hacer unas fotos...

Aquí tenemos a Iván...

Los palos, 10 jeje


...y continuar.

Aquí llegamos a un punto en el que nos tocará subir ya al cordal en el que se sitúa el Yelmo, para seguir avanzando por la cumbrera. Dejamos el GR-10 y tomamos el PR-M1. La senda en muchos casos se bifurca, y nos hizo perdernos bastantes veces, llegando a puntos en los que no se puede continuar, por encontrarnos con enorme bloques incruzables en lo alto.
La inexperiencia tuvo que influir algo porque después de estar casi una hora perdidos intentando llegar a la senda (la cual veíamos, pero a lo lejos y bastante mas abajo que nosotros...), cuando hicimos el camino de vuelta, nos volvimos a perder jeje.
Con todo esto, cuando por fin conseguimos subir nos quedamos asombrados por la gran variedad de formas extrañas de los bloques graníticos, así como por las vistas que se abrían ante nosotros.






El Embalse de Santillana...

...y un par de panorámicas (para verlas ampliadas, pincha en ellas, te lleva a Picasa, un servicio de google, y en la esquina superior derecha de la foto hay una lupa).



Abandonamos el PR-M1, que sigue en durección sur y avanzamos ahora en dirección suroeste, hasta que a lo lejos se nos aparece el Yelmo. A partir de aquí, mucho mas animados y viendo que el tobillo nos iba a dejar llegar hasta el final, andamos mucho mas rápido, casi corriendo, ya sin preocuparnos por la senda, y llegamos a la base del Yelmo a las 13:00h.

Aquello era un hervidero de gente, unos comiendo en lo que llaman la Pradera del Yelmo, otros hablando animadamente y la mayoría escalando ó preparándose para ello. Mientras nos sentamos a descansar un rato y a disfrutar de la suave brisa que corría, me dice Iván: "nene, para la próxima vez nada de chimeneas ni mariconadas, esto lo escalamos jaja". A ver si es verdad.

Tras esto empezamos a rodear el Yelmo, buscando la chimenea. Como no, no la encontramos y cuando ya estabamos a punto de bordearlo entero, nos damos la vuelta porque seguro que nos la habíamos pasado. Nos acercamos mucho más a la mole y empezamos a subir utilizando ya algo las manos, hasta que vemos a una señora meterse por detrás de unas rocas. "¿La seguimos o qué?, que parece que sabe a donde va". Efectivamente, nos llevó hasta la entrada de la chimenea y, de pronto, desapareció. "Joder, pues está en forma...".
La chimenea es tal y como nos la habiamos imaginado por lo que habiamos leido: una grieta estrecha y ascendente con algún tramo complicado. Hay que pasar de lado y la mochila es imposible llevarla puesta, hay que ir empujándola por delante. Y en algún tramo se avanza completamente encajado entre las paredes.

Debido al poco espacio tuvimos que esperar a que terminara de bajar un grupo de escaladores que ya estaba dentro de la chimenea, unos minutos y para arriba. De aquí a la cima ya solo nos separaban unas cuantas rocas, que se nos antojaron pequeñas en cuanto observamos la inmensidad del paisaje pedricero.
Cima a las 14:13h...





Una panorámica desde la cima...(igual que antes, pinchar en la imagen y luego en la lupa de la esquina superior derecha).


Tras disfrutar durante una media hora de las vistas, nos decidimos a volver. El camino de vuelta fué el mismo y, salvo por las mismas pérdidas que en la subida (bajando al collado de las Dehesillas), sin problemas.
A las 16:00 llegamos al collado, comimos y empezamos a andar rápidamente, pues quedaban apenas 2h de luz.
El collado...

El Tolmo...


A las 17:00h llegamos al refugio y a las 17:45h a Canto Cochino. Y vuelta atrás para observar nuestra primera cima.


Una cerveza en el bar de Canto Cochino para celebrarlo y para casa. "Buff, la ostia. Será fácil aficionarse a esto".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada