sábado, 3 de julio de 2010

La Maliciosa (2227m) y Bola del Mundo (2268m). 03/07/10

La Maliciosa por el Peñotillo y vuelta a La Barranca por la Bola del Mundo y el Cordal de las Cabrillas.
____________________________________

Resumen
Ruta circular
Inicio y final: Aparcamiento del Hotel La Barranca (1367m)
Cumbres: La Maliciosa (2227m); La Bola del Mundo (2268m)
La Barranca-El Peñotillo-La Maliciosa-La Bola del Mundo-Cordal de las Cabrillas-La Barranca
Distancia total: algo más de 12km

____________________________________

Estamos ya ante nuestra quinta escapada. Esta vez fuera de La Pedriza, nos desplazamos un poco hacia el oeste, hacia La Maliciosa.
En un principio, y creyendo que la ascensión no sería precisamente "un paseo", nuestra idea era subir a La Maliciosa por la Cuerda de los Almorchones y bajar por el mismo sitio, aunque una vez en la cumbre decidimos prolongar la ruta y hacer una circular pasando por la Bola del Mundo.

Llegando en coche a Navacerrada hay una rotonda con una escultura (una piedra colgando de dos piezas metálicas) cuya primera salida está marcada como "camino rural". Nosotros accedimos a la Barranca por ese camino, aunque a la vuelta nos dimos cuenta de que hay otro, asfaltado y en mejores condiciones, unos 100 metros pasada la rotonda.

Desde el aparcamiento ya podemos observar nuestro objetivo (estas dos primeras fotos están tomadas a la vuelta, y se puede ver que al final el tiempo se portó bien y nos regalo un día precioso).


La ruta comienza en una puerta que hay al final del aparcamiento, por la que cruzaremos la presa.


Una vez pasada otra puerta al final de la presa, la senda comienza de frente con débil inclinación, pero es muy estrecha. Al principio hay unas cuantas bifurcaciones, pero vuelven a unirse a los pocos metros.
Esta senda nos llevó a un pequeño pinar, donde a veces era necesario agacharse para no darse con las ramas. Una vez atravesado (unos 15 minutos), se nos presentó un panorama un poco gris: a nuestra derecha la Cuerda de los Almorchones, a la cual debemos llegar, y de frente el Peñotillo Bajo cubierto por la niebla.


Además, estaba empezando a lloviznar. Mal asunto, Iván llevaba chubasquero, pero yo no.


Seguimos la senda hasta llegar a lo alto de la cresta, momento en el que la llovizna se había convertido en una fuerte lluvia. Y la niebla no parecía tener muchas ganas de disiparse.
Siguiendo las indicaciones que teniamos en mente, nos dirigimos al siguiente punto de referencia de la ruta, el único árbol que subsiste en este cordal (a la izquierda en la foto).


Decidimos refugiarnos en una formación rocosa cercana a dicho árbol.


La lluvia tardaría unos veinte minutos en perder intensidad, y cuando vimos a un grupo grande de gente que nos sobrepasaba, decidimos seguir.
Pese al mal tiempo, el paisaje era impresionante y ahora me doy cuenta de las pocas fotos que hice hacia arriba. En todo momento me volvía para ver el valle.


Según ascendiamos, la niebla iba desapareciendo, pero no dejaba de llover. Rodeamos el Peñotillo Bajo por la derecha.


A partir de aquí, la ascensión se hace mucho más dura, obligándonos a hacer pequeñas paradas para tomar aire.
Y poco a poco, nos acercábamos a la base del Peñotillo Alto, el cual rodearíamos también por la derecha.


Otra mirada hacia abajo.


Y una panorámica. Para verla ampliada pinchar sobre ella y, una vez en Picasa, darle a la lupa que hay en la esquina superior derecha de la foto.





Otra panorámica (para verla ampliada, seguir los mismos pasos que en la anterior). La niebla empezaba a formarse abajo.


...y crecía rápidamente.


Hasta el punto en que nos dimos cuenta de que subía hacia nosotros y nos cubriría en pocos minutos.


Otra panorámica.


Tal y como suponíamos, la espesa niebla nos cubrió durante 10 minutos, durante los cuales casi tuvimos que parar porque no veíamos a mas de dos metros.

Por suerte desapareció y pudimos ver la cumbre frente a nosotros.


Pero a los pocos minutos volvió de nuevo, aunque ya no había pérdida posible. Seguimos ascendiendo.



Al llegar a la cumbrera divisamos el Alto de las Guarramillas, también llamado la Bola del Mundo, y sus características antenas.



A nuestra derecha vemos ya la cima, y los pocos metros que nos faltan para alcanzarla.


Una vez arriba, lo primero que hacemos es girarnos hacia nuestra querida Pedriza, que nos ofrece una imagen espectacular.


Foto de cima. La Maliciosa (2227m).



Pero nuestro disfrute es breve, porque la niebla vuelve a subir.


En este momento fue cuando decidimos cambiar nuestros planes. Habíamos madrugado bastante y teniamos todo el día por delante, asi que nos acercaríamos a la Bola del Mundo y volveríamos por el PR-M 17. Aunque antes descansaríamos un poco, para dar tiempo a que la niebla se disipase.




Unas margaritas que crecían justo al lado de la cima.


El camino de bajada hacia el Collado del Piornal, entre la Maliciosa y la Bola del Mundo.


La niebla empezó a desaparecer.


El Peñotillo Alto.


Emprendemos el camino hacia la Bola del Mundo.



Y en algo menos de una hora llegamos a "los pepinos esos".


Foto de cima. La Bola del Mundo (2268m).


Una panorámica con La Maliciosa en el centro y La Pedriza a la izquierda.


Ya que era la primera vez que pasábamos por allí, decidimos rodear la Bola del Mundo para verlo todo.

Siete Picos a la izquierda.


El techo de Madrid, Peñalara, de frente. Probablemente nuestro próximo objetivo.


Y después de esto emprendemos la vuelta...


...por la pista de hormigón que baja hasta el Puerto de Navacerrada.


Aunque nosotros dejaremos la pista a mitad de camino. En el centro de la foto se ve la senda que seguiremos, por la Cuerda de las Cabrillas.


Pasamos "La Bola Bar" y seguimos descendiendo.


Ya podemos ver a la izquierda el Hotel de la Barranca, aunque aún está muy lejos.


Dejamos la pista y bajamos por el Cordal de las Cabrillas hasta encontrarnos con el PR-M 17.


Mirada hacia arriba. Aún se ve la Bola del Mundo.


Mirada hacia abajo.


En resumen, un camino muy bien marcado, tanto con hitos y con marcas, como con cintas a rayas, que nos hace entrar en la última parte por un bosque que nos llevará hasta La Barranca.

Como último recuerdo, un par de bonitas imágenes que nos hacen irnos contentos a casa.



Próxima parada: Peñalara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada